¿Rehabilita la cárcel?

Adrián Naranjo| No seré yo quien le dé respuesta a una pregunta tan polémica como ésta. A la cárcel siempre van aquellas personas que han cometido un delito grave… esto es lo que en principio todos, con una visión casi inocente de la vida, creemos. En realidad nunca es así. Esta firmeza no es por convicción, creencia o ideología. Siendo objetivo, solo hay que ver las estadísticas o las continuas noticias sobre presos que recaen. Parece, entonces, que la cárcel no ayuda – o mejor, ayuda poco – a preparar a los presos para volver a la vida social.

elPeriodicoLa cárcel es un medio poco, muy poco, terapéutico y difícilmente rehabilitador para aquel ser humano que se preste (poco se prestan a ir a la cárcel)  a ser privado de libertad y de todo tipo de derechos. En esta ocasión y más que nunca por imposición. Por lo tanto el estar encerrado las 24 horas del día durante los tantos días que tenga que estar en prisión y siguiendo un horario establecido…  no cura ni ayuda a nadie.

 En este punto, es donde recalco unas declaraciones del padre catalán Josep María Fabró en el programa Salvados de la Sexta: “No se puede rehabilitar a la gente que se han pasado 10 o 12 años viviendo amontonados y algunos sin que nadie les diga nada”, duras palabras. Sí, durísimas y más aún de quien las dice, una persona que supuestamente trabaja para que estos presos algún día de mañana se reinserten en la sociedad. Si esto lo asegura uno que trabaja día a día con ellos, ¿qué se puede esperar de la postura de ese ciudadano de a pie que esté informado por televisión u otro medio de comunicación de la reincidencia de presos?

Mis ideas sobre si la cárcel rehabilita recaen en ese grupo de ciudadanos que piensan que pasa con estos presos que vayan las veces que vayan a la cárcel seguirán reincidiendo en el mismo delito. Esto se complica aún más cuando algunas estadísticas y encuestas afirman que un 65% de presos reinciden (datos de un estudio de ‘Reincidencia y Especialización’ del año 2013). Además comienzan con un titular que no deja lugar a dudas y especulaciones “La Cárcel No Corrige: De 8.500 ex-presos, más de 5.500 volvieron a la cárcel por los mismos delitos” También se le puede añadir a ese titular declaraciones como estas: “Yo he visto a muchos presos que habían entrado en situación de preventivos por algún delito pequeño y al salir dar las gracias a los funcionarios. Gracias porque en mi estancia aquí he conseguido  aprender cómo se hacen las cosas a gran escala”

El-experimento-de-la-carcel-de-Stanford-2

En Cataluña, por ejemplo, cada mes ingresan aproximadamente cien nuevos reclusos. Entonces, ¿qué pasa? ¿qué ocurre? Una posible respuesta sería la falta de educación de la ciudadanía. Con una buena base educativa de la población, se nos ahorraría más que otro quebradero de cabeza. Claro que una población educada es una población cívica, responsable. Sin embargo, no todo es educación.

“No puedo devolver la conciencia al que no la tiene, ni puedo conseguir que un individuo que no conoce la compasión sea compasivo, ni puedo conseguir que un cerebro que no conoce la empatía pueda situarse en el lugar de los demás”   Robert Hare, criminólogo

En mi opinión y teniendo claro que la cárcel no rehabilita, ¿por qué no aprobar la cadena perpetua para aquellas personas “sin conciencia, sin empatía y sin compasión”? La cadena perpetua… bueno… llamémosla mejor “Prisión Permanente Revisable” sin que parezca que es cadena perpetua. Yendo en contra de los que critican la implantación de esta cadena perpetua (o prisión permanente revisable), sería una medida para etarras, yihadistas, presos reincidentes o violadores.

breton1--644x362

Los padres de Marta del Castillo o la madre de Ruth y José aplauden esta aprobación del Gobierno, porque sin tener nada aún ven una salida justa al caso. Familiares de asesinados por ETA también lo aprueban  como una salida justa a la desfachatez de algunos presos: asesinan y en unos cuantos años están en la calle. Para muestra un botón: De Juana Chaos condenado a más de 3.000 años de prisión (y no ha llegado a estar más de 20) por 25 asesinatos y hace un par de semanas lo vieron disfrutando de su vida paradisiaca en otro país y la situación es más grave cuando a día de hoy la justicia española ‘lo persigue’ por hacer apología del terrorismo. En definitiva, y reafirmándome en lo dicho: “no se puede devolver la conciencia al que no la tiene ni se le puede conseguir un cerebro que no conoce la empatía pueda situarse en el lugar de los demás”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s