Jalis de la Serna: “Jamás imaginé cómo eran las cárceles en América Latina”

Christian Gómez Calcerrada | Hablamos con Jalis de la Serna, un periodista que presentó en 2013 “Encarcelados”, un programa de reportajes de La Sexta en el que se adentraban en las cárceles de América Latina para ver las condiciones en las que vivían los presos españoles. El periodista nos ha contado cómo fue su experiencia en las distintas cárceles que visitaron, cómo funciona todo allí, y cómo es la vida de los presos españoles en el extranjero.

A modo de resumen cabe destacar algunas de las preguntas que le hicimos a Jalis de la Serna. El resto de preguntas están en el vídeo de la entrevista.

¿Cómo surge la idea de crear un programa como Encarcelados?

Bueno pues la idea en este caso surgió de la cadena. Nosotros, tanto Alejandra como yo trabajábamos en Callejeros, haciendo reportajes de interés social, y teníamos experiencia en acercarnos a personas en entornos más o menos marginales. A nosotros nos llamaron y nos dijeron que a raíz de la crisis se había producido un aumento muy grande del número  de españoles que eran detenidos  ejerciendo de mulas en Latinoamérica, que había subido un 30% del número de personas encarceladas por esas causas, y que tal vez sería buena una buena idea hacer un reportaje sobre esto. Así surgió. Empezamos  a hacer gestiones, hicimos una muy buena producción de contenidos y cuando nos quisimos dar cuenta estábamos grabando en Bolivia.

De todas las cárceles en las que habéis estado ¿Cual es la que más te ha impactado?

Pues es que todas te impactan por algo. En Bolivia te das cuenta hasta qué punto los presos son los líderes de la cárcel, los que mandan, los que realmente tienen todo el poder y los que exigen un impuesto, un derecho de suelo, que por el mero hecho de que te dejen permanecer  con vida en la prisión te van a cobrar. En El Salvador te das cuenta de que como hay un gran prejuicio contra los presos, contra las maras, que han tenido aterrorizada a la sociedad salvadoreña durante muchos años, por el gran número de asesinatos que se producían diariamente, te das cuenta de que no tienen ningún tipo de respeto por la vida de estas personas, que les meten en cárceles en las que están hacinados y en las peores condiciones posibles. Te das cuenta hasta qué punto se llega a tener desprecio hasta el individuo, hacia todos sin diferencia. Luego en Colombia que es un término medio. Hay un grupo de poder entre los presos. Por parte de las autoridades hay un intento de hacer las cosas bien pero siempre hay corrupciones, falta de recursos, de comida, y los españoles se sienten amenazados.  En Colombia se intentan hacer las cosas un poco mejor pero las condiciones y lo que se consigue es resultados con poco brillo, ya que las condiciones son muy lamentables.

¿Qué es lo que no se veía en los reportajes?

Pues se veía casi todo. Tanto en “Encarcelados” como en “En tierra Hostil” las partes que en otros programas se desechan o no se usan nosotros las usamos en ocasiones para justificar por qué las entrevistas se hacen en una celda, o en un pasillo y en voz baja porque justo es el momento en el que hemos aprovechado para hacerla sin tener la vigilancia de otros presos o funcionarios de prisiones, o en qué condiciones no hemos podido hacer otras entrevistas. Sí que en “Encarcelados” y “En Tierra Hostil” lo que hemos hecho es ir grabando mucho, grabar las gestiones, como entramos a la cárcel, cómo pedimos permiso, etc. En este programa te guardas muy poco en la trastienda. Los testimonios por duros que sean hemos metido prácticamente todo, porque lo que queríamos era, una vez que empezamos para hacer este retrato de la realidad social, nos encontramos tal nivel de brutalidad en cuanto a las condiciones de vida que hay en las prisiones que directamente nos propusimos hacer una denuncia de verdad de las torturas, vejaciones y violación de derechos humanos que se producían hacia los españoles en las cárceles.

¿Cómo son tratados los españoles por el resto de internos? ¿Sabes si han llegado a  tratarles peor después de aparecer en Encarcelados?

Cuando nosotros llegamos a hacer “Encarcelados” te das cuenta hasta qué punto las condiciones eran difíciles. Lo que más difícil se hacía para los presos españoles era el trato con los otros presos, es decir, muchos de ellos son personas que al ser españoles presuponen que son gente con dinero, con familia que puede mandarles dinero desde España, por lo que muchos de ellos sufrían autenticas torturas. Realmente son gente muy humilde y que la mayoría de ocasiones han tomado la peor decisión de su vida, que es intentar resolver sus problemas económicos trasportando droga. Entonces son personas que ya de por sí tenían una situación económica muy mala, y que tampoco le han podido pedir dinero a sus familias, ya que si fueran gente pudiente no tendrían que haberse jugado la vida haciendo este viaje de droga a Latinoamérica. Muchas veces les pedían dinero y si no les daban palizas, viviendo condiciones muy complicadas.

Por otro lado a partir de la emisión  de “Encarcelados” en otros países sí que ha habido consecuencias muy positivas, con en la zona de Bolivia, en Santa Cruz de la Sierra, cerca de dónde está la cárcel de Palmasola, allí han cambiado el cónsul que se dedica al trabajo con los presos españoles que nos han comentado que ha mejorado las condiciones de vida para los españoles, les han mandado a España o ha conseguido indultos . También en Colombia ha pasado algo así. Después de “Encarcelados” se dio una decisión gubernamental por la que muchos presos han venido a cumplir condena en España. En El Salvador hay un español, que se llama el Padre Toño, que es un hombre que se dedica a hacer el bien, y  a raíz de ver en “Encarcelados” las condiciones en las que estaban los presos también se han puesto a trabajar para mejorar las condiciones de vida de los presos. También ha habido alguno que a través de las redes sociales e internet ha sufrido amenazas después de salir en nuestro programa y denunciar lo que pasaba.

¿En qué se diferencian las cárceles españolas y las latinoamericanas?

Aquí digamos que a raíz del reportaje que se hizo en “Callejeros”, programa en el que yo estaba en aquel momento, en España no dejan entrar a ninguna cámara a las cárceles para poder filmar. Entonces digamos que hablamos más que nada de lo que vimos en un reportaje  que se emitió hace 4 o 5 años y del conocimiento de lo que nos pueden ir contando, o personas que han estado en la cárcel, o abogados que hablan con personas que están en prisión. Principalmente la diferencia yo creo que es que en España  si se supiera que se están violando los derechos humanos por las condiciones en las que están los presos en las cárceles españolas se sucederían una serie de destituciones para evitar que eso se produjera. Yo creo que aquí el poder de verdad en las  prisiones lo tienen los funcionarios, la disciplina y lo que tienen que hacer lo imponen los funcionarios. Hay una serie de trabajos que se proponen a los presos y actividades laborales o de ocio dentro de la cárcel para que pueda hacer de su periodo de estar en  prisión algo positivo, por lo que yo creo que las prisiones de España son, sin duda, mucho mejores de lo que son en Latinoamérica.

Recordemos caso de Lola, la gaditana presa en la prisión boliviana de Palmasola que tenía cáncer, y tras salir en vuestro programa pudo volver a España y ser tratada. Poniendo ese caso como ejemplo ¿Cómo crees que impactó en la sociedad el programa?

Yo creo que impactó muy positivamente. El caso de Lola puede que fuera el más llamativo, por que 15 días después de la emisión Lola estaba aterrizando en España, por lo que se puede considerar que es un éxito por parte del programa. Creo que no solamente en el caso de Lola, si no que la gente se ha quedado con muchos casos en la cabeza, viendo en qué condiciones estaban los españoles, cómo sufrían torturas o viendo como sufrían toda clase de vejaciones. Tanto desde el aparato del Estado como a nivel particular ha habido muchas personas  que han hecho gestiones para mejorar las condiciones de vida de los presos. Por ejemplo, hoy he quedado con Javier Casado. Javier Casado es un particular que vio en qué condiciones de vida estaban los españoles en el extranjero y decidió fundar la fundación +34, una fundación que desde entonces  se ha dedicado a canalizar recursos para ayudar a los españoles encarcelados en el extranjero, por lo que para nosotros la satisfacción es máxima. Más  allá de ayudar a los presos lo que hemos hecho es ayudar a paliar situaciones de violación de derechos humanos. Yo entiendo que una persona que ha cometido un delito debe cundir su  pena de prisión, es un delito que debe ser castigado, pero eso no implica que una persona tenga que sufrir vejaciones torturas o violaciones de derechos humanos. Una persona tiene que sufrir una condena por un delito, pero hasta ahí.

¿Qué papel juegan las autoridades españolas en todos estos procesos? ¿Qué importancia se le da a los presos españoles en el extranjero?

Pues sí, creo que se le da menos importancia  de la que se debería por parte de las autoridades. Realmente hay que tener en cuenta que son personas que han cometido un error que se ha convertido en delito y que deben cumplir una condena. Nosotros lo que hemos  visto realmente es que son ciudadanos que se sienten abandonados por las instituciones. Des este gobierno y de todos los anteriores. Hasta que no se ha hecho  una denuncia serie en el programa encarcelados, sobre las condiciones en las  que estaban los presos españoles en el mundo no ha  habido ningún tipo de movimiento para mejorar esas condiciones, pero es que después tampoco parece que estén terminando de cuajar estas acciones para mejorar su calidad de vida.

¿Crees que la situación de los presos españoles en el extranjero va a cambiar en el futuro?

Bueno pues en principio están empezando a cambiar algunas cosas. Yo creo que en un futuro,  de aquí a cinco años por ejemplo, tienen que seguir mejorando las condiciones  de vida de los españoles en el extranjero, y de estas prisiones en general. En esas prisiones en las que los bolivianos  son los que tienen poder  dentro de la prisión y los españoles son los perjudicados, pero es que un mes antes de que fuéramos nosotros  se había producido un enfrentamiento en el que habían muerto varios presos, y otros meses antes hubo un enfrentamiento con bombonas de gas dentro de la prisión en el que  habían muerto hasta 30 personas, por lo que hay que tener en cuenta que la situación es muy complicada. Yo creo que en un futuro la sociedad debe evolucionar hacia el civismo, no hacia la violación de los derechos humanos, si no hacia todo lo contrario. Debe llegar un momento en el que una persona cumpla condena pero no la cumpla en condiciones de vida infrahumanas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s