Ni un pueblo sin tierra ni una tierra sin pueblo

Palacio de Pedro I y los carteles del coloquio

Palacio de Pedro I y los carteles del coloquio

Álvaro Vega | Palestina puede ser considerada como una nación por muchos países del mundo, puede ser el hogar de unos tres millones de personas, puede ser una de las causas más famosas por la libertad, pero sus livianas fronteras dibujan la cárcel más grande del mundo. Y por ello acudimos a un coloquio en el que nos contarán la situación de primera mano.

Se celebra en el Palacio de Pedro I de Cuéllar (Segovia), una antigua casa nobiliaria restaurada para eventos y exposiciones. La entrada es gratuita. En uno de los carteles que lo anuncian se ve la famosa imagen de Bansky de una niña volando agarrada de un montón de globos, como si esa fuera la única forma posible de escapar de los muro sionistas. En el otro se contraponen unos fuegos artificiales en el aire con una bombardeo sobre Gaza, el espectáculo y la muerte del que disfrutan y sufren los bandos de esto que no se puede calificar de guerra. Boris, estudiante de filosofía en Salamanca, me cuenta simplemente que organiza esta charla por conciencia y solidaridad. Solo hace falta eso. Conoció al ponente, Safwan Mahd, en Salamanca, un septuagenario palestino jubilado, pero con la energía de un veinteañero.

Jenin Jenin

No llega mucha gente a la ponencia, ¿no interesará la vida de los palestinos? La charla comienza con el documental Jenin Jenin (Muhammad Bakri, 2003), que relata la historia del bombardeo sobre ese campamento de refugiados palestinos en abril de 2002 y sus sobrevivientes. Un afectado en el documental agradece a Alá que no tuvieran mar porque sino desde allí los hubieran bombardeado también. Todos agradecen a Alá el permanecer vivos mientras que un refugiado mudo nos cuenta como se desarrolló la invasión en una performance expresiva y desgarradora. Un anciano llora al relatar como le dispararon dos veces en la mano y el pie, una niña asegura haber perdido el miedo a los tanques, las bombas, las grúas o los soldados, un médico, que no da a vasto en el campamento, cuenta como tampoco pudo hacer nada por la vida de su propio hijo. Las imágenes son brutales, el silencio impera entre los asistentes y Safwan se ha ido de la sala. Para romper la tensión dramática del documental el final lo protagoniza un vendedor de zapatos que finge que llama a Bush y bromea sobre su situación. Un asistente comenta al final: “sino pierden el humor ¿qué les queda? No podrían vivir ya”.

La cárcel palestina

Al final del documental Safwan vuelve y toma la palabra. Se disculpa por habernos hecho pasar por “este amargo trago” y confiesa que él no ha podido verlo de nuevo, la rabia y las lágrimas se lo impiden. Nos cuenta su experiencia la última vez que viajó a la zona para ver a su hermana. Él estuvo 15 días en Jordania, cerca de la frontera, mientras que su hermana pasó la mitad de ese tiempo esperando en los “chekpoints” hasta que la dejaran pasar. “Es muy peligroso entrar, te pueden hacer cualquier cosa”, se justifica. Entrar es difícil, pero salir es una odisea. Puntualiza que poco facilita la entrada un pasaporte español, “quizás con uno alemán o americano si”. Estas aduanas del estado israelí se sitúan sobre territorio palestino, y en el trazado de los muros se desvían del proyectado si así pueden hacerse con algún acuífero. Estos son las rejas de esta inmensa cárcel que día a día se pliegan más sobre sí mismas a fuerza de bulldozers. Safwan habla de la legitimidad de la resistencia de su pueblo e insiste en las mentiras que aseguraban que aquella era “una tierra sin pueblo” ideal para el pueblo judío sin tierra.

¿Qué podemos hacer nosotros?

Dice Sfwan que la forma de luchar contra Israel desde fuera es no comprar sus productos, con los que financian sus guerras, cuyo código de barras comienza con el número 729. Al preguntarle si existen más métodos responde hacer que la gente conozca esto, que se sepa. Por eso dedicará su tiempo libre a hacer estas charlas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s