Procedimiento de un juicio en los Juzgados de lo Penal

20150410_102432

Entrada de los Juzgados de lo penal (Madrid)

Ángela BlancoEn el número 11, de la calle Julian Camarillo, en el barrio de Ciudad Lineal, se encuentra el Decanato de los Juzgados de lo Penal, donde se aplica la ley a aquellos que la han infringido, aplicando medidas tales como multas o penas de cárcel.

Los Juzgados penales aplican El Derecho procesal penal, que tiene como función investigar, identificar y sancionar, en caso de que así fuera requerido, las conductas que constituyen delitos, evaluando las circunstancias particulares de cada caso.

IMG-20150410-WA0002

Sala de vistas, dentro del Juzgado de lo Penal (Madrid)

Tras pasar un arco de detector de metales y dejar la mochila o bolso para que fuera registrada, se entra al edificio. En la recepción hay unas pantallas dónde se anuncian los juicios que se están celebrando y los que se van a celebrar a continuación, en ellas se indica una breve información; la planta y sala dónde se celebra, el número de caso y una descripción muy sencilla del presunto crimen, como por ejemplo: violencia de género, agresión o robo. Cerca de las estancias dónde se celebran los juicios hay unas salas de espera, dónde se encuentran abogados, inculpados y testigos. Allí el ambiente es bastante tenso y reina un impecable silencio, solo interrumpido por los funcionarios que salen a nombrar el siguiente caso, de modo que entran un abogado y un civil, o bien llamando a los testigos para un caso que ya se está celebrando.

La dinámica dentro del juicio, en muchos aspectos es similar a la idea preconcebida que tenemos, pero en otros muchos aspectos difiere. La atmósfera que hay durante el proceso, depende fundamentalmente del acusado y del juez que lo dirige. El magistrado se limita a desarrollar un papel de moderador, por tanto es el que dirige todas las acciones que tienen lugar: da comienzo al juicio, da la palabra primero al fiscal seguido de la defensa; si es necesario frena algunos comentarios, normalmente de los abogados porque los considere inoportunos, ya sea por coaccionar la respuesta del testigo, o porque sean irrelevantes. Sin embargo, este papel depende en gran medida de la personalidad del juez y del caso que se este abordando, de modo que puede ser mucho más participativo, haciendo incluso preguntas a la persona que está de frente al micrófono, ya sea un acusado o un testigo.

Paso a paso el procedimiento de un juicio en términos generales, sería de la siguiente manera: En primer lugar entra el o la acusado/a y se sitúa de frente al micrófono. Él juez da paso al caso, le informa al acusado de que tiene derecho a contestar a las preguntas o a guardar silencio, seguidamente se pregunta si hay cuestiones previas y en caso de que las haya se exponen. El primero en interrogar, en caso de que se quiera contestar, es el fiscal que se haya la derecha del juez. En ocasiones se presentan los hechos del acontecimiento antes de que intervenga el fiscal o  es él quién va introduciendo cómo fue el caso por el que se le inculpa.

Desde mi punto de vista es beneficioso que el acusado mantenga la calma, no soló para responder mejor a las preguntas, sino para dar una imagen más seria y profesional, que por lo que he visto los jueces, especialmente, agradecen. Las tácticas para mostrar ternura o para intentar cautivar el corazón de los presentes, no tienen cabida y son frenadas rápidamente por el juez, invitando a que responda únicamente sobre las cuestiones planteadas, referidas al momento de los hechos (y no antes o después). Una vez ha finalizado el fiscal, el juez da paso al letrado que hace preguntas a su cliente. En mi experiencia vi que el fiscal es mucho más inquisidor que el letrado, y que el número de preguntas es superior, y estas son mucho más concisas. Por su parte, el abogado se conforma haciendo las preguntas que tenía acordada con el acusado, o añade algunas más que matice algo que ha dado a entender el fiscal y que no beneficia a su cliente.

 Fiscal 2acusadojuezdefensa

Imagen interactiva. Al clicar en los distintos personajes, se muestra las funciones de los mismos. 

Una vez pasado este primer momento, que es el más directo y podría decir, previsible, ya que el presunto culpable ha sido advertido de cómo sería esta primera etapa, y en la mayoría de los casos tiene preparado que dirá a ciertas preguntas; se pasa a los testigos, en caso de que los hubiera, y se pide al acusado que tome asiento. La funcionaria sale a llamar al primer testigo que entra en la sala, se posiciona ante el micrófono y hace juramento. Si el caso se trata de un conflicto normalmente el primer testigo es el otro implicado, con lo cual el ambiente se pone tenso. Por lo general el acusado y el testigo no se miran.

De igual manera que paso con el inculpado, empieza haciendo algunas preguntas el fiscal y cuando acaba el juez da paso a la defensa. Si los testigos no están implicados en el caso, una vez que finaliza el cuestionario abandonan la sala. Sin embargo, si están implicados tienen derecho a permanecer en ella. Así se procede con cada uno de los testigos que se nombran. Si hay dos testigos que presenciaron el acontecimiento a la vez las preguntas que se los realiza son muy similares para corroborar que ambos mantienen la misma versión. Por ejemplo, si ha sido un accidente y fueron dos agentes de los cuerpos de seguridad; o si en una agresión, había varios testigos en el lugar de los hechos. Gracias a las nuevas tecnologías los testigos no tienen que estar presentes, sino que pueden testificar mediante videollamada.

La presentación de pruebas, en caso de que las haya, tiene un lugar distinto en cada juicio, dependiendo de la táctica que quieran seguir los abogados, o del tipo de prueba del que se trate.

Una vez finalizado el juicio, el juez lo declara visto para sentencia. Y cierto tiempo después el acusado con su abogado regresa y se declara la pena en caso de que sea condenado culpable.

He de resaltar que muchos de los juicios que allí se iban a celebrar quedaban anulados por conformidad, lo cual es una vía establecida en nuestra Ley de Enjuiciamiento Criminal, para lograr una pronta terminación del proceso penal que evita la celebración del juicio oral. Básicamente se trata de que la persona o personas frente a las que se dirige el proceso penal reconocen los hechos y se conforman con la pena o penas solicitadas por el Ministerio Fiscal y/o Acusación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s