Reportaje

La cárcel, una estrella del cine inspirada en la realidad

portada repor

Frank Sinatra y el director Otto Preminger durante el rodaje de la película El hombre del brazo de oro (1955)

Christian Gómez Calcerrada| A lo largo de la historia el cine ha plasmado prácticamente todo lo que conocemos, incluso lo que no conocemos y nunca pensamos que podría existir. En la pantalla hemos visto innumerables historias en diferentes escenarios, y cómo no, la cárcel no podía faltar. La cárcel ha sido protagonista de muchas películas, por lo que cabe reflexionar en qué películas ha aparecido la cárcel, y si ha aparecido como realmente es, retratando la vida en la cárcel como es, o si se ha creado un estereotipo de vida en la cárcel que nada tiene que ver con la realidad.

Si hacemos un repaso por la historia del cine podremos citar muchas películas en las que la cárcel supone un elemento fundamental. En otras, sólo suponen un lugar por el que pasan los personajes, aunque por ello no deja de relatar cómo es la vida en este lugar. Probablemente las películas que mejor resumen y que cuentan de forma más fidedigna la vida en la cárcel son “La Roca” (1996) y “La fuga de Alcatraz”(1979). En estos dos vídeos podemos ver cómo se ve la cárcel en estas películas.

Alcatraz_09098

Prisión de Alcatraz

Estas dos películas tienen en común que hablan de la cárcel Norteamericana de Alcatraz. La cárcel de Alcatraz, también conocida como La Roca, puede que sea una de las más representadas en la historia del cine, estando presente en muchas películas de trama carcelaria como las mencionadas, “El hombre de Alcatraz” o muchas otras. Ubicada en un islote a 5 kilómetros de la Bahía de San Francisco (California) es una de las prisiones más seguras y famosas, entre cuyas paredes  vivieron importantes gángsters  y delincuentes como Al Capone, los hermanos Anglin o Robert F. Stroud “Birdman”.  En el siguiente reportaje de la televisión vasca se puede ver lo importante que ha sido esta cárcel para la historia del cine carcelario y cómo fue esta cárcel.

Otras películas de cárceles y fuga en prisiones son, sin lugar a dudas, Cadena Perpetua (1994), Papillón (1973), La milla verde(1999), Fortaleza infernal (1992), Das experiment (2001), La gran evasión (1962) o La última fortaleza (2001).

20140898.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxxcadena perpetuala gran evasiónla milla verdela ultima fortalezapapillon

Que todas las películas citadas sean americanas no quiere decir que en España no tengamos ejemplos. Sin lugar a dudas la gran película a destacar en este ámbito es “Celda 211”, de Daniel Monzón (2009), dónde un funcionario de prisiones se ve envuelto en un motín carcelario. Esta película que arrasó en innumerables entregas de premios, como Los Goya, no fue la primera en hablar de la cárcel y rodarse en España (se rodó en una cárcel de Zamora). En España ya habíamos visto la cárcel en muchas películas como “La fuga de Segovia” (1981), “Todos a la cárcel” (1993), de Berlanga, o “El pico 2”, de Eloy de la Iglesia, de la cual podemos ver en la imagen una fotografía del rodaje en la cárcel de Carabanchel.

el pico

Imágenes del rodaje de “El pico 2”, de Eloy de la Iglesia

Lo llamativo de todo esto es que todas las películas ambientadas en cárceles tratan el tema de los motines, los funcionarios, y sobre todo, las fugas. Prácticamente todas las películas nombradas tienen como denominador común la temática de la fuga de la cárcel, el preso que para escaparse de prisión piensa un plan de escape para burlar las medidas de seguridad. Este es el principal estereotipo que ha creado el cine a lo largo de la historia, que todos los presos planean escaparse de las cárceles. Aunque en las películas pinten las medidas de seguridad de las cárceles como inquebrantables, siempre hay personas, tanto en la gran pantalla como en la realidad, que consiguen burlarlas. En el cine las relaciones con los funcionarios también tienen bastante que ver con la realidad, ya que el tráfico de drogas dentro de la cárcel, y los abusos de poder de estos sobre los presos desgraciadamente  no queda restringido a la ficción.

Si hay algo que no guarda relación con las cárceles de la gran pantalla es el diseño artístico. Las cárceles son muy distintas en la realidad a las del cine en apariencia. El mono naranja o amarillo queda sustituido por un chándal, y las celdas y la apariencia de las cárceles en el cine quedan bastante alejadas de cómo son estas en España, pudiendo decir que en las películas se sigue el ejemplo norteamericano en el diseño de las cárceles cinematográficas.

Lo que sí podemos afirmar con seguridad es que la cárcel interesa a los espectadores. La vida de los presos, sus intentos de fuga y los delitos previos que les han llevado allí es algo que abre un abanico enorme de posibilidades de cara a inventar nuevas historias apasionantes que llevar a la gran pantalla. Desde los inicios del cine hemos visto muchas películas de cárceles, pero si hay algo seguro es que todavía nos quedan muchas por ver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s